Nuestros aceites esenciales se obtienen por destilación al vapor de las plantas (tallos, flores, raíces, cortezas, etc.). Durante el proceso de destilación, el vapor pasa a través del material vegetal. Cuando se enfría, se libera el aceite esencial y el agua floral (también conocido como el hydrolat o hidrosol). Nuestros extractos son obtenidos a través de diferentes procesos de extracción (maceración, infusión, etc) mediante el procesamiento de la planta en una solución, que puede ser reducido a la consistencia deseada, líquida o seca, a través de la evaporación.