La piel alrededor de los ojos es más fina, más frágil y se marca con más facilidad que la piel del resto del rostro. Debido a esto, es preferible utilizar un producto de cuidado de la piel que ha sido específicamente formulado para el contorno de los ojos, tales como el tratamiento de los ojos de Oliva Express, el bálsamo de ojos Immortelle (Siempreviva) o el Bálsamo de ojos ultra rico de Karité. Estos productos son sin perfume, sin colorantes y probados oftalmológicamente.