Olivier Baussan

Inspirado por su niñez en Provenza, a los 23 años Olivier Baussan decidió reconstruir las tradiciones de su región, compró un viejo destilador de vapor para
producir aceite esencial de romero y empezó a venderlo en los mercados locales, con el éxito rotundo de esta creación nace L´Occitane.

La ambición de Olivier era crear a una compañía que pensara en el bienestar y costumbres mediterráneas. El nombre que él eligió para la compañía se refería
a “Occitanie”, la provincia antigua que cubrió una vez el sur de Francia, al noreste de España y norte de Italia. La idea era mezclar tradiciones y los ingredientes
de la región mediterránea en la creación de productos para el cuidado personal y del hogar. 

Después del éxito del aceite esencial de Romero, la marca comenzó a crecer. Después de descubrir una fábrica de jabón abandonada, Olivier se fascinó por la
idea de restablecer el arte de la fabricación de jabón en Marsella.Así fue como Olivier creó los primeros jabones usando una receta de la grasa vegetal y métodos
tradicionales.Hoy, estos jabones a base de ingredientes naturales se conocen en todo el mundo por su alta calidad y sus atractivas formas y figuras. 

Mientras que exploraba el mundo para encontrar nuevos ingredientes y técnicas tradicionales, Olivier aprendió sobre los árboles de Karité que crecen en Burkina
Faso en África del oeste.Estos árboles sagrados producen una nuéz que se convierte en una pasta ligera conocida como manteca de karité. Es esta la manteca
que se utiliza como ingrediente para los productos de L' OCCITANE.

LAS TRADICIONES CONTINUAN
Los productos de L' OCCITANE representan las tradiciones y los valores de la región mediterránea. Cada año, Olivier busca técnicas tradicionales e ingredientes
usados en la región que aseguren el bienestar del cuerpo, de la mente y del espíritu.