Con el fin de garantizar a nuestros clientes la utilización de nuestros productos en las mejores condiciones, indicamos una fecha de caducidad en nuestros productos más sensibles: aquellos destinados a bebés, o los productos biológicos. Esta fecha se determina a partir de los resultados de los tests de estabilidad que hacemos antes de la salida al mercado. Para los otros productos, que se conservan durante más de 30 meses, la fecha de caducidad no es obligatoria, y por tanto en ellos mostramos con el símbolo « Periodo después de apertura », el numero de meses tras su apertura durante los cuales los productos permanecen utilizables de manera óptima, con respecto a las condiciones normales de utilización. Este símbolo no figura en aquellos productos sin riesgo de deterioro como pueden ser las eaux de toilette, o los productos de un único uso, como las muestras.