Los productos de ambiente no responden a las mismas reglamentaciones que los cosméticos. Su uso, al ser diferente, no está sometido a las mismas obligaciones legales en cuanto al etiquetaje.