Los pigmentos minerales forman un escudo invisible sobre la superficie de la piel que bloquea las radiaciones perjudiciales pero que deja respirar a la piel. Ofrecen protección frente al sol al reflejar físicamente las radiaciones UV. Por su parte, los filtros químicos son moléculas que absorben las radiaciones solares y ofrecen una protección segura con un tacto agradable. En L’OCCITANE, ofrecemos productos para el rostro con diferentes tipos de filtros SPF (minerales, sintéticos o mixtos) para que el consumidor pueda elegir. Empleamos los filtros sintéticos y minerales más fiables, autorizados por la legislación de todo el mundo: así se obtiene la máxima seguridad y la eficacia. Combinamos filtros solares con ingredientes antioxidantes naturales para ofrecer la protección más eficaz. Nuestras fórmulas están dermatológicamente probadas para garantizar su seguridad. Unos laboratorios independientes validan su eficacia: el SPF es un indicador de las radiaciones UVB, que representan el 5% de las radiaciones que llegan a la tierra. Sin embargo, un 20% de ellas llega a la epidermis. SPF 40 significa que el producto multiplica por 40 el tiempo de protección de la piel frente a las radiaciones UVB, en comparación con una piel sin protección. PA +++ es un indicador de las radiaciones UVA, que representan un 95% de las radiaciones UV. Un 30% de ellas llega a las capas profundas de la dermis (donde alteran y reducen los niveles de elastina y fibras de colágeno, lo que favorece y acelera la aparición de arrugas y líneas de expresión). PA +++ significa que el producto multiplica por 8, como mínimo, el tiempo de protección de la piel frente a las radiaciones UVA en comparación con una piel sin protección.