Algunos productos, en concentraciones fuertes de aceites o ceras vegetales, pueden enturbiarse cuando son sometidos a una temperatura inferior a 10°C. Recuperarán su aspecto limpio a temperatura ambiente, y las propiedades de la fórmula no se verán en ningún caso alteradas.