Los conservantes son moléculas que permiten luchar contra la contaminación biológica de las fórmulas cosméticas. Algunos productos, como las Eaux de Toilette y los perfumes, contienen entre un 70% y 80% de alcohol por lo que no les hacen falta conservantes. Las fórmulas sin agua, como la manteca de karité pura, el aceite de masaje de aromacología, o el bálsamo Mama&Bebé, no necesitan tampoco que se añadan conservantes. Las fórmulas que contienen agua, suelen necesitar conservantes para ser utilizadas en condiciones normales (productos que se mantienen en el cuarto de baño, productos en contacto habitual con las manos…). Hemos podido formular nuestra gama de pieles sensibles de Karite Algodón sin conservantes, limitando el número de materias primas y seleccionando solamente materias no-sensibles o que tengan un rol en la conservación de la fórmula (glicerina, reglisse, bisabolol…) y que estén protegidos por embalajes adaptados.