Se trata de un ingrediente originario de la agricultura biológica que, según el reglamento europeo entrado en vigor en 1991, debe estar certificado por un organismo acreditado por el estado (Ecocert, Qualité France…) y responder a ciertas reglas de base como : - El respeto por el ecosistema al recurrir a prácticas culturales y de producción que respetan el equilibrio natural - La prohibición de utilizar abonos químicos y pesticidas o herbicidas sintéticos - La prohibición de utilizar organismos genéticamente modificados (OGM) - Un control de certificación obligatorio para los productos y los creadores de productos biológicos La trazabilidad de la parcela cultivada, sea cual sea el país de producción - Paralelamente, en el plano internacional, existe una reglamentación en Estados Unidos desde 2002 el NOP (National Organic Program) y en Japón desde 2000, JAS (Japan Agricultural Standard).