Durante el embarazo, la piel se vuelve más seca y está sujeta a mucho estrés mecánico que, en un 60 a un 80% de los casos, puede conducir a las estrías. Para mantener la piel suave y prevenir que las estrías aparezcan, es fundamental utilizar productos que nutren y mejoran la flexibilidad de la piel. En este caso, el Bálsamo mama y bebé de Karité o determinados productos de la gama de almendra son recomendados. Los productos que contienen aceites esenciales puros o una alta concentración de mentol, alcanfor o eucalipto no son recomendables durante el embarazo. Cuando los productos no deben ser utilizados por mujeres embarazadas, esto se indica en las precauciones de la etiqueta del producto.