Las fórmulas certificadas como Orgánico más a menudo contienen un cierto número de sustancias potencialmente alergénicas, debido a su alta concentración de aceites esenciales y aguas florales. Como resultado, puede que no sea aconsejable para todo tipo de piel. Esta es la razón por la cual las fórmulas orgánicas deben someterse a una serie de pruebas rigurosas para asegurar que son completamente seguras.